Agilidad, ¿para qué?

puntos
Super contributor
1977
En los grupos:

Agilidad, ¿para qué?

Vivimos en un entorno en el que las noticias se suceden a un ritmo imparable. Hace unas pocas décadas se vivía en entornos estables en los que la planificación estratégica, en algunos sectores se hacía para plazos de 25 años con unos pocos escenarios de cambio posibles. Había más cambios previsibles que imprevisibles en casi todos los ámbitos de la vida.

A comienzos de la década de los 90 el mundo acababa de asistir a un acontecimiento deseado pero inesperado, la caída del muro de Berlín, que daba lugar la reunificación de las dos Alemanias en un solo país, se acababa el apartheid en Sudáfrica y la URSS se disolvía. Descubrimos a Dolly, el primer animal clonado, y a Harry Poter, una de las marcas más valiosas en el mundo. Los teléfonos móviles se popularizaron, la burbuja “puntocom” se fue inflando y el miedo al cambio de mileno se apoderó de muchos.

Hoy te das cuenta que, en unos pocos días, ocurren numerosos cambios: desde el desprendimiento de una placa en la Antártida, la elección del Presidente de un país vecino, sin partido, la próxima apertura de tiendas físicas del mayor supermercado en internet o que muchos trabajos van a desaparecer como consecuencia del crecimiento de la Inteligencia Artificial y de los Robots.

En un entorno VICA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) las organizaciones no tratan de predecir el futuro sino que buscan fortalecer sus capacidades para gestionar la incertidumbre y para adaptarse a las nuevas, rápidas y continuas fuerzas del cambio. Para ello, lo primero que necesitan es agilidad. Porque hay que seguir funcionando con eficacia y eficiencia crecientes ante los nuevos retos, sean amenazas u oportunidades.

En el Club Excelencia en Gestión y en la EFQM hemos visto organizaciones excelentes en su gestión y ágiles (rápidas y organizadas) que se caracterizan por:

  • Desarrollar una sensibilidad estratégica, utilizando mecanismos para captar y ordenar la información del entorno que permita definir futuros escenarios.
  • Llevar a cabo su estrategia a través de procesos, proyectos y estructuras planas que permiten velocidad en la toma de decisiones y en la ejecución de las mismas con la máxima fluidez posible en el manejo de los recursos, utilizando las muchas opciones que ofrece la tecnología actual.
  • Medir continuamente lo que hacen y cómo lo hacen (eficacia y eficiencia) en todos sus procesos y proyectos para asegurar alineamiento estratégico.
  • Usar los datos sobre el rendimiento interno y las capacidades de sus procesos junto con la información captada del exterior para estimular la creatividad, la innovación y la mejora en todos los ámbitos de la organización.
  • Demostrar un compromiso colectivo basado, entre otras cosas, en la diversidad (edades, razas, nacionalidades, género, religión), en lugares de trabajo inclusivos, en la gestión del talento y en la “aprendibilidad” de todos los miembros de los equipos.

La agilidad es imprescindible para las organizaciones diversas, adaptativas, rápidas pero sistemáticas, y exitosas. Es decir, para las organizaciones de hoy y las sostenibles del futuro.

 

5
Promedio: 5 (5 votos)
Contenido público
Este contenido y todos sus comentarios serán visibles en la web

Comentarios

ogracia@deployment.org

Totalmente de acuerdo: Agilidad sí o sí

Qué buena pregunta. En mi opinión, en síntesis, ante las dos estrategias “por excelencia”…

 

¿quieres ser diferencial?...

sé rápido en identificar y resolver nuevas necesidades no declaradas de tus clientes

 

¿quieres ser competitivo?...

sé rápido en la implantación de mejoras en tu propuesta de valor

 

Y como muy bien apuntas, sobre la base de una empresa organizada.

 

Estupendo planteamiento Ignacio.

 

PD. Escrito hace un mundo, aquí tenéis mi interpretación del Concepto Fundamental de Excelencia "Gestionar con Agilidad" del Modelo EFQM

mromero

Tres palabras clave para la Excelencia!!!

Tres palabras clave

Las tres palabras clave son: agilidad, agilidad y agilidad.

Muchos recordamos la presentación en el 2013 de la nueva versión del Modelo EFQM de Excelencia. Uno los cambios que más impacto me produjo fue el Valor "Gestionar con Agilidad". ¿Cuales eran los motivos por los que se había incorporado este nuevo valor, como uno de los 8 conceptos fundamentales? ¿Porqué razón, a inicios de la década del 2010, los expertos que trabajaron en la actualización del Modelo EFQM de Excelencia habían querido reforzar la importancia de la "agilidad"?

Creo que la crisis tuvo un efecto clarificador en el ecosistema de las empresas y organizaciones. En un momento en que las circunstancias externas dificultaban extremadamente mantener niveles excepcionales de rendimiento, y por tanto la sostenibilidad se veía amenazada, los mejores permanecieron. Y seguramente fue en este momento en el que la agilidad, como valor de excelencia tomo cuerpo definitivamente.

Totalmente de acuerdo con Oscar: ¿Agilidad? sí, sí y sí. 

¿Para qué?, pues Ignacio mismo nos responde: para alcanzar y mantener niveles excepcionales de rendimiento que satisfagan o excedan las expectativas de todos los grupos de interés, o sea, ser excelentes para ser sostenibles.

Gracias por vuestras reflexiones, y recordemos que tenemos en marcha el Pulso de Agilidad Organizacional , si quieres reflexionar 5 minutos sobre ello, tienes esta excelente oportunidad.