El Modelo EFQM como referente para el Sistema de Gestión de una PYME

points
Super contributor
18337

El Modelo EFQM como referente para el Sistema de Gestión de una PYME

En muchas ocasiones encontramos a personas que han tenido éxito en su vida gracias a su carácter, construido por la influencia de su entorno, repleto de excelentes referentes: padres, hermanos, profesores, jefes, etc., y supieron extraer actitudes y conocimientos de ellos. En el caso de las organizaciones, aunque no tengan personalidad como tal, sí que cuentan con un sistema de gestión. Y éste será mucho más sólido si para su diseño se han tomado en consideración referenciales excelentes. Como por ejemplo el Modelo EFQM en su versión 2020.

El ya histórico y conocido ciclo de la gestión de autoría de Shewart y Deming, que promueve el ciclo PDCA (Plan, Do, Check, Act), describe muy bien cuáles son los elementos principales que debe tener un sistema de gestión: la planificación, la ejecución, la revisión y la mejora.

 

Nueva versión del Modelo EFQM

La nueva versión del Modelo EFQM 2020 presenta esta alineación muy bien representada en sus 3 criterios: Dirección, Ejecución y Resultados.

a.- Dirección (Por qué), donde los líderes definen el propósito, la visión y la estrategia, en definitiva, el futuro de su organización a corto, medio y largo plazo.

 

b.. Ejecución (Cómo), donde la organización interacciona con un conjunto de grupos de interés (clientes, proveedores, trabajadores, etc.), cuyas necesidades deben estar satisfechas para que la maquinaria funcione correctamente, siempre con una estrategia que esté alineada con su cultura, sus valores y sus objetivos.

 

De hecho, la organización ha de definir a través de este criterio una propuesta de valor sostenible que permitirá satisfacer a esos grupos de interés de manera equilibrada. Y, lógicamente, ejecutar sus actividades con dos finalidades:

 

- El funcionamiento, que es el día a día de la organización y que permite ofrecer los productos o servicios de su catálogo.

- La transformación, para caminar hacia lo que ha decidido ser en el futuro y que le permitirá adaptarse, con creatividad, a los cambios de su ecosistema.

 

c.- Resultados (Qué), donde la organización gestiona el conocimiento relacionado con su actividad y que obtiene de la gestión inteligente de las trazas que ha sido capaz de generar durante su actividad de funcionamiento y de transformación. Distinguimos dos tipos de resultados

- De percepción, los resultados basados en las respuestas de los grupos de interés clave.

- De rendimiento, los resultados ligados al rendimiento estratégico y operativo para conseguir alcanzar su propósito.

 

Finalidad del Modelo EFQM y Subsistemas

La finalidad del Modelo EFQM 2020 es ayudar a las organizaciones a que alcancen el éxito encontrando caminos para crear valor sostenible y a definir su futuro, siempre aplicando herramientas de análisis y medición para saber si las vías que se están siguiendo son las más adecuadas. Para ello debemos disponer de unos pocos conceptos clave que debemos tener muy fundamentados e integrados:

  1. Un plan estratégico, que servirá para formular nuestra razón de existir, el porqué de nuestra existencia (Propósito), aquello que queremos conseguir en el futuro (Visión) y cuál será el camino que queremos transitar (Estrategia).
  2. Un catálogo de productos o servicios, en el que identificaremos y diseñaremos las rutinas relevantes que se ejecutarán para dar cumplimiento a nuestra estrategia y que se convertirán en procesos como base de nuestra actividad. Estos productos o servicios estarán definidos por un conjunto de procesos.
  3. Un sistema de funcionamiento, con ejecución precisa y versátil, soportado por herramientas de gestión de los procesos del negocio que permitirán que nuestras actividades se ejecuten de la forma establecida, repetitiva para convertirse en hábito y dejando trazabilidad de su ejecución.
  4. Un sistema de transformación, en el que han de tener cabida metodologías como Kanban, para gestionar el trabajo intelectual, o Scrum, centrado en el desarrollo y la aplicación de software que facilite el trabajo de la organización. En estos puntos fijaremos las actividades únicas (proyectos) que implantaremos para facilitar la consecución de nuestra estrategia y la preparación para el futuro de la organización.
  5. Un sistema de gestión del conocimiento, basado en la recopilación de datos de calidad para conocer a fondo a nuestros grupos de interés y sus necesidades. A través de este sistema mediremos con mayor exactitud los resultados de percepción y rendimiento, y podremos poner en marcha un tratamiento estadístico para que nos ofrezca información para rendir cuentas, tomar decisiones fundamentadas e identificar oportunidades de mejora.

 

Son cinco subsistemas que hay que trabajar a fondo para ser excelentes. Los primeros pasos deben darse seguros, con excelentes metodologías y creando los fundamentos para crecer ‘sin prisa pero sin pausa’, con el ritmo que cada organización necesite para obtener altos rendimientos.

 

En este sentido, el Modelo EFQM no sólo es un interesante referencial para la gran empresa, también para las pequeñas y medianas que quieran mejorar sus rendimientos y transformarse en organizaciones excelentes. Un camión no precisa los faros más grandes que un coche pequeño para alumbrar hacia donde quiere ir. De la misma manera, una PYME puede utilizar los mismos elementos conceptuales de gestión que una Gran Empresa. El Modelo EFQM también es referente de Excelencia para las PYMES.

 

Redactado por Enric Brull de Grup CBS Quality en colaboración con el equipo del Club Excelencia en Gestión.

5
Average: 5 (3 votes)
Contenido público
Este contenido y todos sus comentarios serán visibles en la web