Alcanzar el éxito mediante el talento de las personas

Las organizaciones excelentes valoran a las personas que las integran y crean una cultura de delegación y asunción de responsabilidades que permite alcanzar tanto los objetivos personales como los de la organización.

En la práctica, y en formato resumen, las organizaciones excelentes: definen las habilidades, competencias y niveles de rendimiento de las personas; realizan una planificación eficaz que atraiga, desarrolle y retenga el talento; alinean los objetivos personales y de equipo; aseguran un equilibrio saludable entre la vida personal y laboral; respetan y acogen la diversidad de las personas y de las comunidades; desarrollan las habilidades y competencias de las personas; animan a las personas a ser embajadores de la organización; motivan y dan reconocimiento a las personas; y comprenden las necesidades de comunicación de las personas.